sábado, 11 de agosto de 2012

CARTA ENVIADA A LA SEÑORA EVELYN MATTHEI






Sra
Evelyn Matthei
Pte.

De mi mayor consideración:

Mi nombre es Alejandra Kotesky M., soy chilena y madre, al
igual que Ud, pero además de esas coincidencias, nos une un
lazo importante ya que ambas somos hijas de un soldado de
nuestro pais.
Mi padre perteneció a la Armada, y el suyo realizó una
destacada carrera dentro de nuestra Fuerza Aérea, y una
brillante labor en pro de nuestra Patria como integrante de la
Junta de Gobierno .
Hoy nuestro General Matthei comienza a sentir el acoso tenaz
de la izquierda marxista en su afán de venganza, haciendo
honor a su consigna de :”Ni perdón ni olvido”
Le quiero pedir distinguida señora, que se despoje por un
instante de su cargo político, y sea simplemente una hija, que,
sabiendo y conociendo a su progenitor hoy lo ve injuriado,
amenazado, y humillado por una justicia manejada por jueces
que algún día habrán de pagar por su sesgado desempeño.
Ud. sabe, al igual que yo, que su padre es un ejemplo para
generaciones de aviadores que ven en él a un referente de
rectitud y servicio, muy diferente al padre de la Sra. Bachelet,
quien ahora que las elecciones se acercan, desempolva e
inventa acusaciones y querellas sobre la muerte de una
persona que bien sabemos falleció de un infarto jugando un
partido de básquetbol.
Señora: no es solamente su padre el que sufre la acción de
una mal llamada justicia, que maneja a su arbitrio el
impresentable secuestro permanente, no aplica la Ley de
Amnistía (vigente) pero sí, con efecto retroactivo leyes que le
acomodan, para mantener en una suerte de Bastilla a los
presos políticos militares, a quienes simplemente quieren ver
podrirse en las cárceles.
Que la gente de derecha, no diga más tarde que no estaba al
tanto de todo esto, son tan desleales y traidores como el que
más, y pecan por omisión y falta de pantalones.
Recién ,el Coronel de Carabineros (R) Humberto Torres, a sus
85 años acaba de entrar a prisión y no existe para él ni la
prescripción ni la edad.
Señora Matthei, la quiero ver levantar la voz en defensa de su
padre, que es lo que haría yo por el mío de estar en su lugar.
Si no sabe acerca de todo esto, infórmese, pero no sea como el
avestruz que simplemente esconde su cabeza. Le aseguro que
tiene una gran familia trás de usted, la familia militar y la
apoyará en esta gran batalla.
Se despide de usted una persona que la apoyó fervientemente
en la IV Región, provincia del Limarí.



Alejandra Kotesky M.
Rut 8381567-1
Ovalle
CHILE

1 comentario:

Ciro Cárdenas A. dijo...

Comparto esta sentida carta y espero que doña Evelyn consiga de su sector político una actitud más viril respecto de la prevaricación en contra de nuestros soldados.