lunes, 20 de mayo de 2013

PARA SABER Y CONTAR


PARA SABER Y CONTAR…


Crónica del periodista Fernando Martínez Collins, ex asesor de prensa del senador Pinochet, sobre ciertos hechos ocurridos en 1998.
Un poco largo, pero interesante.

Paulsen, un enfermo. Es mitómano


En Chile, hay personas que se sienten con poder para mentir, para cometer delitos, sin que les pase nada. Pero la culpa no es de ellos, sino de los demás que se lo permiten.
Se cumple el viejo adagio, “la culpa no es del chancho, sino del que le da el afrecho’’.
Lo hemos visto últimamente con acciones y declaraciones de personeros comunistas. Hasta los asesinos se festinan públicamente de sus crímenes y no les pasa nada.

Lo anterior, no es ajeno a Paulsen, un mitómano. Cuando el Presidente Pinochet asumió como senador, los periodistas del Congreso le pedían entrevistas, pero él no deseaba conceder ninguna.
Cuándo le consultaban el por qué, respondía: Los políticos hablan mucho porque necesitan votos. Yo no soy político, no necesito votos y no tengo obligación de hablar.
Y se mantuvo firme en esa posición por meses.

Su secretario de prensa en el Senado -quien escribe esta crónica- le hizo ver que era inconveniente que pasara indefinidamente sin conversar con los periodistas.
Finalmente el senador accedió, con ciertas condiciones.
Pidió un diálogo ordenado, relajado, nada apurado, decidió invitar a desayunar con él a algunos periodistas, pocos, y conversar ampliamente, sin grabadora, y que ellos, posteriormente, narraran libremente lo tratado en el encuentro.
Fueron elegidos solamente cuatro periodistas, dos de las generaciones más jóvenes, y dos más experimentados, en total, una mujer y tres hombres.
Los medios elegidos fueron Agencia UPI, Radio Portales, Radio Chilena y Diario Estrategia. En esa fecha, La Tercera tenía de director a Fernando Paulsen.
Trató éste por todos los medios de presionar para que al desayuno con el senador, entrara la reportera de su medio, lo que fue rechazado de plano.
Poco antes del inicio, Paulsen llamó desde Santiago al periodista Fernando Martínez, a la oficina de prensa del Senado, en Valparaíso. Ambos no se conocían, ni siquiera físicamente.
Sin embargo, Paulsen tras saludarlo como si fueran amigos de toda una vida le reprochó a su “compañero de curso’’ que cómo podía dejar al medio de su “amigo’’ sin asistir.
Martínez, molesto por la falsedad, le representó que jamás habían sido compañeros de curso, y ante su insistencia, le expresó que él ya se había titulado cuando el otro entraba a la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile.
Con ese argumento cualquiera se hubiera quedado callado. Paulsen no. Insistió incluso que recordaban que se habían titulado juntos.
Ahí el secretario del senador Pinochet le expresó: Eso, es imposible, pues la información que tengo es que entraste a estudiar periodismo y nunca terminaste la carrera y menos te titulaste, es decir, no eres periodista. Hasta ahí llegó la conversación.
La reunión de prensa entre el senador y los cuatro periodistas
se realizó sin el menor inconveniente. Se realizó en un ambiente muy franco y cordial. El desayuno duró más de dos horas.
Estaban además de ellos cinco, el secretario de prensa, la secretaria del senador en el Senado y su edecán. Ocho personas. Nadie más. Por cierto La Tercera no estuvo en nada.

Ese mismo día, a eso de las 3 de la tarde, nuevamente Paulsen vuelve a llamar a Martínez. Ahora no mencionó los años de Universidad, sino fue directo al bulto: “Te molesto para pedirte que me expliques esa frase del general Pinochet en el desayuno cuando aseguró que él no había dado muerte a nadie, sino que todos los muertos eran de Contreras’’.
“Jamás en el desayuno se conversó algo de esa índole y nunca el senador dijo algo relacionado con eso. Todo lo que me expresas es falso de comienzo a fin’’.
No conforme con lo anterior, ese día, Paulsen llamó a los cuatro otros periodistas que estuvieron en el desayuno y les preguntó lo mismo. Los cuatro, habiendo sido uno de ellos incluso preso político al
inicio del Gobierno Militar, le dijeron hasta el cansancio que eso jamás lo expresó el senador.
Al día siguiente, en primera página y como título principal de La Tercera la frase inventada por Paulsen, donde Pinochet culpaba a Contreras.
En su enfermedad, el mitómano daba por cierto lo falso. Los cuatro periodistas invitados al desayuno, con una ética y un profesionalismo digno de destacar, reiteraron al senador y a su secretario de prensa que la versión de La Tercera era totalmente falsa.
El senador pidió si lo podían certificar por escrito.
Los cuatro, incluso el que había estado preso, firmaron una declaración ante Notario, a dos cuadras del Congreso, donde aseveran que todo lo publicado por La Tercera ese día es falso.

Aún conservo fotocopia de esa declaración jurada donde cuatro periodistas le dicen a Paulsen mentiroso.
Con ese documento en la mano, el senador se querelló contra Paulsen.

Mi experiencia con un ministro de Corte

Por tratarse de un senador, fue nombrado un ministro de Corte para conocer y pronunciarse sobre la querella.
El nombramiento recayó en un ministro nuevo en la Corte de Apelaciones de Santiago, quien venía desde Punta Arenas. Su nombre Rubén Ballesteros. Sí, el mismo que hoy oficia de presidente de la Corte Suprema. A los pocos días, los cinco periodistas que estuvimos en el desayuno fuimos citados a prestar declaraciones directamente ante Ballesteros.
Cuando llegó mi turno, tras saludarlo, le expresé que un determinado artículo señala que un funcionario público que sabe de un delito lo debe denunciar y, tratándose de un ministro de Corte, lo debe investigar.
Me preguntó qué le quería decir. Le manifesté que el autor de todo el problema es una persona
que dice ser periodista y no lo es. Agregué: El simula una profesión y un título profesional del cual carece y eso es delito.
Eso no me interesa. Fue su respuesta. Me formé una mala impresión de él.
Personalmente me hizo Ballesteros las preguntas. Advertí de inmediato que no quería pesquisar nada, que sus consultas eran muy generales, obvias. Interrogaba por cumplir. Los otros colegas, luego de ser interrogados también por él, llegaron a la misma conclusión.
Anticipé que el proceso no iba a conducir a nada. No me equivoqué.
Poco después se produjo la sentencia. El ministro Ballesteros llegó a la conclusión que no había podido acreditar que La Tercera había faltado a la verdad. Y los cinco periodistas que
estuvimos con el senador y, después interrogados por él, le dijimos expresamente que La
Tercera no estuvo en la cita y que el titular y todo lo referente a su ampliación, era falso, un invento, pero para él no estaba claro.
Mi entrevista con Ballesteros en esa ocasión – y eso que venía con antecedentes de ser de un hombre de derecho y de derecha- me llevaron a la conclusión que lo que deseaba era llegar a la Suprema y no quería quedar mal con nadie.
No me equivoqué. Eso lo saben mucho mejor los prisioneros políticos militares quienes advierten en sus respectivos procesos que el poder judicial es su peor cuchillo.
A Paulsen que ya entonces –hace más de un decenio- necesitaba un párele, quedó libre de polvo y paja.
Entonces se burló que nada le había ocurrido. Y es cierto.
Enlodó a dos generales, no a cualquiera, nada menos que a Pinochet y Contreras, y no le pasó absolutamente nada, ni le tocó siquiera “por curao’’.
El habla de sus títulos, de sus post grados, de sus estudios en el extranjero. Lo cierto es que ni siquiera es periodista. Lo sé por sus mismos compañeros. Hay a lo menos 40 periodistas que fueron compañeros de él y que saben que Paulsen no se la pudo, se quedó en el camino, antes de llegar a la mitad.
Llegó a estudiar periodismo a la Chile de Santiago y apenas cursó segundo año.
¿Ubica usted a periodistas como Alejandro de la Carrera, Gema Contreras, Eliana Henríquez? Pues bien, todos ellos, y muchos más saben la historia de memoria, pues estuvieron con él.
Pero como Paulsen es hoy poderoso, prefieren callar, por temor. Y el temor nos está consumiendo, está permitiendo que revivamos a pasos agigantados la UP, en versión 2013.

En calle Portugal esquina de Diagonal Paraguay en Santiago, hay una Torre más alta que una Catedral. Es parte del Campus Andrés Bello de esa Corporación. Allí en esa Torre está la oficina de Títulos y Grados de la U. Ahí están los antecedentes de todos los titulados de la Universidad de Chile.
Yo me di el trabajo. No está. Tampoco figura como periodista en el Consejo Metropolitano y en el Colegio Nacional de Periodistas.
Y no puede estar porque no es periodista. Pero en Chile la gente prefiere hacerse la tonta.
Ayer sin ir más lejos, el vespertino La Segunda se refirió al tema Paulsen-Longueira, y el rotativo siempre se refirió a Paulsen como “el periodista’’.
¿Y usted cree que ninguno de los periodistas de La Segunda sabe que Paulsen desertó de periodismo en segundo año porque no se la pudo?


Francisco Javier Larenas Vega
Abogado, LL.M.
Profesor de Derecho Asiático U. de Concepción



16 comentarios:

guspo dijo...

Fernando paulssen es un periodista de verdad y comprometido Lucho contra la cruel dictadura de perrochet y estuvo varias veces detenido por su valentía.no como el que escribe testaferro de la dictadura y que nadie conoce.

Daphne Lackington dijo...

Tipíco bla bla de comunista. Paulsen jamas estuvo detenido y es un mentiroso empedernido!

Ma. Elvira dijo...

������������ por la boca muere el pez Sr Paulsen ��������. Va a seguir mintiendo, xk, a lo mejor algo queda????? ������

Jorge velozo rencoret dijo...

Chupa

Ámbar dijo...

¿Qué es esa profesión y especialidad tan rara que no existe en la U. de Concepción? Mientras quien firma no sea identificable, me niego a creer, aunque desde ya sé que Paulssen es pésimo como periodista y un gusano mafioso al estilo de Girardi.

Cecilia ugalde. dijo...

Increible como reaccionan los cobardes de la izquierda negando la Verdad y bajo anonimo o nombre falso . O
PAULSEN NO ES PERIODISTA Y LA BACHELET NO ES MEDICO Y NO SE HA LOGRADO CASAR " NUNCA".

Cecilia ugalde. dijo...

Increible como reaccionan los cobardes de la izquierda negando la Verdad y bajo anonimo o nombre falso . O
PAULSEN NO ES PERIODISTA Y LA BACHELET NO ES MEDICO Y NO SE HA LOGRADO CASAR " NUNCA".

María Antonieta Durán Dollenz dijo...

Paulsen? Un impresentable!!!!!

María Antonieta Durán Dollenz dijo...

Paulsen? Un impresentable!!!!!

thorwerzen dijo...

Ademas esta medio ga ga
No sabe como argumentar y se trata de robar la pelicula
Despues de ir a un cursillo en EEUu se las cree todas
El habito no hace al monje
Hugo Herrera C

Paty dijo...

Toda la razón con Paulsen,quien me impacto en Tolerancia Cero, x cara desencajada al ver q no pudo hacer caerrrr SPiñera.Es un ser Ególatra y pésimo en lq hace.

Ester dijo...

Es periodista o no? Esa es la cuestión. Qué dice la Universidad de Chile? Dónde está el título? Es fácil, que lo muestre y se acaba el tema. Estaremos atentos esperando........

Ester dijo...

Es o no periodista, esa es la cuestión, que dice la U de Chile? Que mueztre el título y s3 acaba el gema. Estaremos atentos esperando saber la verdad

Rene González dijo...

Yo lo mantengo lo dicho en comentarios, cuando un pais pierde la brujula de los organismo del ESTADO, quienes tienen que velar por que cada uno de ellos cumplan con su rol, nada se puede esperar, y el pais cae en el libertinaje de sus nefastos gobernantes como es nuestro caso

Cecilia ugalde. dijo...

El cobarde y resentido flaite guspo defiende al falso periodista Paulsen .Es el tipico extremista de izquierda Mentiroso y sin valores.

Cecilia ugalde. dijo...

El cobarde y resentido flaite guspo defiende al falso periodista Paulsen .Es el tipico extremista de izquierda Mentiroso y sin valores.