sábado, 26 de febrero de 2011

NUEVA POLITICA DE PIÑERA CONTRA MILITARES





No se equivocaba don Hermógenes Pérez de Arce al referirse al actual Presidente de Chile como: “Ese señor será el quinto Presidente de la Concertación”.

Esta semana el señor Brigadier de Ejército don Christopher Willike Floel, prisionero político del Estado de Chile en el penal de Punta Peuco, asistió a la Central Odontológica del Ejército a efectuarse una atención dental.

Lo anterior no debiera ser novedad, ya que los Militares prisioneros políticos del Gobierno están afectos a los sistemas de salud de sus instituciones, y pagan para ello. Pero en esta ocasión se pudo observar una (para el mundo Militar), dolorosa novedad. El señor Brigadier Willike fue llevado a centro de salud del Ejército “RODEADO DE GENDARMES, ESPOSADO Y CON PROHIBICION DE COMUNICARSE CON AMISTADES”.

Cabe hacer presente que la Central Odontológica del Ejército, como el Hospital Militar y otros centros de salud, son lugares de atención sanitaria permanentemente concurridos por la Familia Militar, por personal en servicio activo o en retiro, por sus esposas e hijos.

Es fácil entonces observar el dolor que sintió esa gente, cuando el amigo, el camarada, el compañero de curso, el superior respetado, el subalterno leal, el padre, el tío… era llevado a un control médico amordazado por el propio Estado de Chile, al que sirvió toda una vida con abnegación y sacrificio.

Fuentes fidedignas confirmaron que eso obedece a las nuevas políticas adoptadas por el Ministerio de Justicia, más precisamente, por el Gobierno de Sebastián Piñera, para el trato a los (textual según la fuente): “violadores de los derechos humanos”. En buen castellano para continuar la venganza en contra de quienes liberaron a un pueblo oprimido y reconstruyeron un país destrozado por los políticos de turno.

Es bueno hacer presente que ese mismo día el Ministro de Defensa Nacional, concedía una pomposa audiencia a las ya conocidas dirigentas de agrupaciones de “derechos humanos”, las que descaradamente exigían la destitución de un alto General de la República, el mismo General que tanto “incomoda” al señor Hinzpeter, Ministro del Interior del señor Piñera.

¡Por Dios que razón tiene el señor Pérez de Arce al calificar a éste, como el quinto gobierno de la concertación!

Recordemos que el señor Piñera llegó a La Moneda gracias a un mínimo margen sobre el candidato de la concertación. Y que en su angustiosa y onerosa campaña, asfixiado ante una inminente derrota, pidió reunirse con la Familia Militar Chilena, representada en la oportunidad por un millar de ex uniformados. Piñera comprometió ante ellos su PALABRA, precisamente de terminar con la persecución político judicial a Militares, otorgarles a los Militares presos políticos los derechos que la ley les confiere. Prometió con firmeza: “Justicia igual para todos”.

Seamos sinceros, Sebastián Piñera no solo es el quinto gobierno de la concertación, más allá de eso, él es la persona más hipócrita y falsa de la política chilena.

Es bueno recordar sobre este caso particular que hace pocos meses, el mismo Brigadier Willike, hoy ultrajado ante sus amigos y toda la familia militar, no pudo asistir al funeral de su propia esposa, porque no se lo permitió el Gobierno de Sebastián Piñera.

ALEJANDRO RUSSELL O’KUINGHTTONSS


"QUIENES ESTAMOS CONCIENTES DE LA GRAN OBRA DEL GOBIERNO MILITAR, ANULAREMOS NUESTROS VOTOS EN FUTURAS ELECCIONES (DE CONCEJALES), EN DEMANDA DE LA LIBERTAD DE LOS SALVADORES DE CHILE ENCARCELADOS Y DEL FIN DEL PREVARICADOR ACOSO JUDICIAL”