jueves, 18 de abril de 2013

MARCHA Y CACEROLAZO EN ARGENTINA


Realizan marcha y "cacerolazo" en Argentina contra gobierno de Cristina Fernández La protesta masiva tiene como epicentros la Plaza de Mayo y el Obelisco de la capital trasandina.
Reuter




BUENOS AIRES.- Decenas de miles de opositores salieron el jueves a las calles de las principales ciudades de Argentina a manifestarse contra la presidenta Cristina Fernández, tras una convocatoria lanzada a través de las redes sociales.

Los participantes en la manifestación masiva acusaron al Gobierno de mantener una gestión autoritaria y corrupta.

La protesta, bautizada como el "18-A", fue realizada meses antes de que se lleven a cabo comicios legislativos en los que el peronismo oficialista intentará conservar su mayoría parlamentaria.

"Estoy cansado de las mentiras y de la prepotencia. Cansado de que se roben todo. La protesta es masiva", dijo a Reuters Gabriel Segura, de 28 años.

La elevada inflación que sufre el país que, según expertos, duplica las cifras oficiales, varias denuncias de corrupción y un reciente proyecto de ley oficialista para modificar la estructura del Poder Judicial formaron parte de las quejas de los manifestantes.

Una inmensa bandera de Argentina cruzó el centro de Buenos Aires, mientras la gente cantaba contra el Gobierno con el ruido de fondo de los golpes de las cacerolas.

En medio de la multitud, que tenía carteles que decían "Basta" y demandas heterogéneas, la televisión local mostró a diversos miembros de la oposición política y sindical.

"Alguien tiene que responder por los niveles de corrupción inauditos que estamos viendo. Me gustaría que mis compañeros del Frente para la Victoria (el peronismo oficialista) vengan a la calle y escuchen a la gente", señaló al canal C5N Sergio Bergman, del partido opositor PRO.

Protesta en Santiago

La protesta también fue replicada en varios países, frente a las embajadas argentinas. En Santiago, cerca de un centenar de residentes se manifestaron en el sector de Plaza Italia.

Los manifestantes se trasladaron desde allí hasta la sede diplomática trasandina en avenida Vicuña Mackenna, al son de las cacerolas.

1 comentario:

malv dijo...

El payaso sonriente apoyando a la izquierda que no olvida ni perdona.
Tatàn, tu pueblo no olvidarà tu traiciòn a la palabra empeñada, sin embargo no duda acompañar a una tropa de cretinos (as)

Del periòdico 2001 de Venezuela

Durante una reunión en Lima
Unasur insta a respetar los resultados de elecciones en Venezuela


El Consejo de jefes de Estado de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), reunido en Lima en sesión extraordinaria, pidió a todos los partidos que participaron en las elecciones venezolanas respetar los resultados que dieron por ganador a Nicolás Maduro.

La declaración emitida por los mandatarios de la Unasur en la madrugada de este viernes, al cabo de una reunión de unas tres horas, saludó a Maduro, presente en la cita, por su elección como presidente de Venezuela.

Además, los gobernantes expresaron que "cualquier reclamo, cuestionamiento o procedimiento extraordinario" que solicite alguno de los participantes de ese proceso electoral, "deberá ser canalizado y resuelto dentro del ordenamiento jurídico vigente".

La llamada Acta de Consenso también hizo un llamamiento para detener todo acto de violencia en Venezuela, a la vez que se invocó el diálogo para ello.

Además, envió las condolencias, a nombre de la Unasur, a las familias afectadas por las protestas violentas del lunes pasado.

Asimismo, acordó crear una comisión investigadora de los hechos violentos del 15 de abril, que causaron la muerte de ocho personas.

La reunión extraordinaria contó con la participación de los mandatarios de Argentina, Cristina Fernández, de Uruguay, José Mujica, de Brasil, Dilma Rousseff, de Colombia, Juan Manuel Santos, de Chile, Sebastián Piñera, y de Bolivia, Evo Morales, además de Maduro y el anfitrión peruano, Ollanta Humala.

Unas horas antes de la cita en Lima, el Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela anunció la ampliación de la auditoría electoral al 100 % de los votos de las elecciones del pasado domingo, tal y como reclamaba el líder opositor, Henrique Capriles, que aceptó la decisión.

En horas de la noche del jueves y mientras en Lima se reunían los jefes de Estado de la Unasur para abordar la situación política en Venezuela, el CNE anunció su decisión tras más de siete horas de reunión, según medios locales.

"Hemos acordado (...) ampliar la auditoría de verificación ciudadana en su fase dos que se inició en el día de hoy para realizar la auditoría sobre el 46 % de las cajas de resguardo que no fueron auditadas el día de la elección", dijo la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, en una declaración pública.

Lucena precisó que el CNE tomó esta decisión "atendiendo a una situación evidentemente particular", pero que "en ningún caso debe ser interpretada como escrutinio alguno".

El pasado domingo, el candidato chavista, Nicolás Maduro, ganó por un ajustado margen de 1,8 puntos (272.000 votos) sobre Capriles, dejando un resultado de 50,78 % a 48,95 %.

Capriles anunció el mismo domingo que no reconocería los resultados hasta que se recontaran el 100 % de los votos, desconociendo el triunfo de Maduro.

Por su parte, Maduro antes de partir a Lima para estar en la reunión de Unasur también atacó a su contendiente asegurando de nuevo que ha detenido "un golpe de Estado" y que en Venezuela no hay oposición sino "conspiración permanente".

"Hoy tenemos paz porque nosotros hemos conducido con serenidad, con firmeza y un sentimiento de amor a la patria muy grande", indicó, al asegurar no obstante que "los ataques fascistas se mantienen".

Maduro ha convocado a una "gran movilización" popular por las calles de Caracas para su juramentación, que concluirá con un desfile militar y en la que estará acompañado por varias delegaciones internacionales.

Varios de los presidentes que llegaron el jueves a Lima para la reunión de Unasur, incluido Humala, se dirigirán en las próximas horas a Caracas para estar presentes en la asunción de mando de su colega venezolano.EFE