miércoles, 1 de mayo de 2013

THE ECONOMIST DURO CON EL GOBIERNO



El prestigio semanario dice que Chile necesita ponerse a altura OCDE

The Economist duro con el Gobierno: “La credibilidad del INE está muy manchada”

El medio británico sepultó la credibilidad del sistema de estadísticas en Chile tras la polémica que enfrenta por estos días el INE. La prensa fue inclemente al asegurar que nuestro país no cuenta con un instituto de cálculos "digno" de un miembro de la OCDE. En contraste, el ex ministro de Economía y abanderado de la UDI, Pablo Longueira, aseguró hoy que el último Censo fue modificado para igualar las mediciones de otros países que integran este organismo internacional.
por EL MOSTRADOR

Una nota que pone en duda la credibilidad de las estadísticas en Chile publicó este martes el prestigioso semanario británico The Economist en su sitio web. “La reputación de Chile como un lugar donde las estadísticas oficiales son de confiar ha recibido una paliza durante los últimos tiempos”, reza la nota, refiriéndose a los cuestionamientos que en 2012 recibió la encuesta Casen, y a las cifras manipuladas por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) para los resultados del Censo 2012.

La nota rememora la polémica que durante los últimos días atravesó el INE y que derivó en la salida del director de la institución, Francisco Labbé. Además, explica que los datos de inflación del INE también han sido cuestionados causando reacciones adversas en bancos y otros departamentos del organismo, y que por ejemplo el Banco BCI advirtió a sus clientes sobre la poca fiabilidad que tenían las cifras de inflación entregadas.

El medio británico asegura que las repercusiones de este conflicto “son enormes”. “El Banco Central de Chile ha mantenido su índice de referencia de tipo de interés fijo del 5 % en los últimos 15 meses. ¿Habría hecho lo mismo si la inflación hubiera aparecido un punto porcentual más alto? Muchos chilenos tienen inversiones vinculados a la inflación. Ellos podrían sentir que su dinero debería haber rendido más de lo que efectivamente ha rendido”, señala el artículo.

Por último, The Economist es duro al sentenciar las estadísticas chilenas. “La credibilidad del INE está muy manchada. Chile es el único miembro sudamericano de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), un ‘think-tank’ compuesto principalmente por países ricos. Se necesita de un instituto de estadísticas digno de esta membresía y por el momento, no lo tiene”, concluye.

La comparación del sistema de estadísticas chileno con los demás miembros de la OCDE tiene lugar en la misma jornada en que el ex ministro de Economía y actual candidato presidencial de la UDI, Pablo Longueira —quien se ha visto implicado en la polémica del INE debido a denuncias que habría estado al tanto de la modificación de datos—, asegurara que al último Censo se le aplicaron cambios metodológicos para ajustarse a las mediciones realizadas por otros miembros de la organización internacional.

1 comentario:

malv dijo...

¿COPIA FELIZ DEL EDEN?, No sólo en Chile la izquierda hace de las suyas.

Los encapuchados se apropian del Día del trabajo en México

Los encapuchados se apropiaron este miércoles del Día del Trabajo. Los enfrentamientos entre personas con el rostro cubierto y policías convirtieron lo que debía ser una reivindicación de los derechos de los trabajadores en una gresca callejera y pusieron de manifiesto la polarización que se vive en algunas partes de México.

Un grupúsculo de jóvenes se separó de la marcha que las organizaciones sindicales habían convocado en el centro de la Ciudad de México y con piedras y palos se enfrentaron a los granaderos -policías antidisturbios- en las calles que rodean al Zócalo. Hasta la plaza más grande de Latinoamérica, el corazón de la ciudad, no llegaron los enfrentamientos porque un cerco policial la rodeaba por completo. En los caminos aledaños los jóvenes, identificados como anarquistas por la prensa local y las autoridades, realizaron pintadas en comercios y rompieron algunos cristales, aunque la cosa no fue a mayores. La policía no detuvo a nadie.

Los sucesos remitían a los ocurridos en diciembre pasado durante la toma de posesión como presidente Enrique Peña Nieto, aunque de mucha menor intensidad. Entonces, como hoy, gente con el rostro cubierto se enfrentó a las autoridades. Catorce de los manifestantes fueron a prisión. Algunos, como quedó comprobado, habían sido apresados de manera aleatoria. Esta se está convirtiendo en este sexenio en la forma de protestar en el país, sea en el contexto que sea. Esta mañana la torre de la rectoría de la Universidad Autónoma de México amaneció desocupada después de haber estado tomada por una docena de enmascarados durante más de 10 días.

Malv