martes, 30 de septiembre de 2008

Traición a Chile

Cuando los canales de televisión anunciaron este domingo 28 de septiembre por la noche y en el horario de los noticieros, una cadena y apareció la Presidenta de Chile, Michelle Bachelet, refiriéndose a su visita a los Estados Unidos y a su participación, como expositora en Naciones Unidas, esperaba que pidiera disculpas a la ciudadanía por su inexcusable error de visitar y distinguir al senador norteamericano Edward Kennedy.
Sin embargo, la jefa de Estado no tocó ese tema y pareciera que en su fuero íntimo considera que su premio a Kennedy, en nombre de Chile, lo hizo muy bien. Realmente lo encuentro una vergüenza.
Tengo el pleno derecho de opinar sobre los asuntos de mi Patria y me parece inaceptable que Michelle Bachelet, actuando como Presidenta, distinga a ese congresal que para todo chileno que ama realmente su suelo patrio es un adversario, un traidor.
Ese sujeto, por razones políticas explicables por su clara postura izquierdista, quiso castigar al gobierno de las Fuerzas Armadas que había liberado, en 1973, a Chile del marxismo leninista. Su odio lo destiló mediante una enmienda que lleva su apellido, mediante la cual EE.UU. y por varios años negó a Chile y los chilenos la venta de armas, municiones, piezas y accesorios para los mismos elementos que ese país antes nos había vendido.
La enmienda Kennedy se aplicó también en los años en que estuvimos en serio peligro de guerra, especialmente con Argentina, y con una relación muy sensible con Perú. Carecíamos de los medios para defendernos en caso de agresión y el gobierno de Chile, de ese entonces, en defensa de todos los chilenos, tuvo que comprar lo que Estados Unidos nos negaba en otros países.
Entiendo perfectamente que la Sra. Michelle Bachelet en su condición de marxista confesa, de ex integrante del Frente Manuel Rodríguez, esté contenta y agradecida de Kennedy, pero en su cargo actual de Presidenta de Chile, al rendirle un homenaje, sinceramente creo que lo que hizo fue traicionar a Chile y a los chilenos.

Fernando Martínez Collins
Periodista Universitario.

No hay comentarios: